viernes, 3 de noviembre de 2017

CELEBRAMOS EL DÍA DE LA BIBLIOTECA CON LA VISITA DE APROMUBA Y FILOSOFÍA PRÁCTICA

Como cada año la Biblioteca Municipal celebra desde el año 2012 el Día de la Biblioteca, con la celebración de esta efeméride se quiere concienciar a la sociedad de la importancia de la lectura, agradecer y potenciar la extraordinaria labor de los profesionales de las bibliotecas, difundiendo la existencia de un servicio público de proximidad que contribuye eficazmente a facilitar una vía de acceso al conocimiento a todos los ciudadanos. Se busca, por tanto, destacar el papel de la biblioteca como un espacio público del conocimiento, libre y gratuito, que se hace aún más necesario dentro del nuevo entorno digital, además de trabajar y contribuir a reducir las desigualdades sociales.
Cada año un escritor y un ilustrador de reconocido prestigio se encargan de la redacción del pregón y la realización del cartel. 


El cartel ha sido realizado por Manuel Marsol, ganador del Premio Internacional de Ilustración en la Feria de Bolonia-Fundación SM y la redacción del pregón  es de Alejandro Palomas Premio Nacional de Literatura Infantil 2016 por la novela Un hijo.

Texto del pregón: “Como Mary Poppins, pero sin volar”
Soy sobrino de bibliotecaria. Desde que tengo memoria, mi tía, que acaba de cumplir ochenta años, me ha regalado un libro el día de mi cumpleaños. Primero fue la serie de Osear, con su Kina y su láser, de la gran Carmen Kurtz; llegaron después las aventuras de Los Cinco, algunos clásicos ilustrados, la gran Nadade Carmen Laforet… La lista es larga y el disfrute ha sido mágico, porque mi tía entiende la lectura como algo que cura, que aleja al inocente de lo que agrede, y yo -y ella lo sabe- siempre he sido demasiado vulnerable a lo que daña, sea o no imaginado, sea o no real.

Mi tía se llama Nuria y desde niña sufre mucho de la vista. Aun así, trabajó durante décadas fomentando el amor por la lectura en hombres y mujeres, chicos y chicas a los que no conocía, pero cuya mirada no tardó en aprender a leer, a identificar y a descifrar. Ella decía -y a veces dice todavía- que “repartía refugio”, y se emociona al recordarlo. 
La he oído también confesar en algunos momentos de nuestra historia común, que no fueron fáciles y que vivimos juntos: “Decidí ser bibliotecaria porque así me aseguraba de que, por muy mal que nos fueran las cosas, aunque faltara el agua caliente o la calefacción, siempre tendríamos un libro en casa”. 
Ahora, quince años después de su jubilación, soy yo quien le recomienda lecturas. Leemos un libro a la vez y nos juntamos cada quince días a comer y a comentar lo leído, en lo que hemos bautizado como “El club de las 2”, porque intentamos en lo posible que coincida con el día 2 de cada mes, a las 2, y porque somos dos almas lectoras que no tienen freno. Durante estos años de club, ella me ha contado cosas, muchas cosas de su vida en la biblioteca, y desde que la oigo hablar como lo hace sobre su amor por esa vocación, que no decrece a pesar del tiempo, no puedo dejar de maravillarme y de preguntarme cómo definiría yo a una bibliotecaria -o a un bibliotecario- llegado el caso. 
Hasta hace unos meses no di con la respuesta.
Fue a raíz de la publicación de Un hijo, durante una charla en un centro de enseñanza de una capital andaluza. Y fue precisamente gracias a un niño de diez años que, junto con otros 1OO, había leído la novela y quería conocer a su autor. Por motivos de espacio, el acto tuvo lugar en la biblioteca del centro, con un par de profesoras y la encargada de la biblioteca. La charla fue muy intensa, mucho más de lo que yo esperaba, y se alargó. Cuando por fin llegamos al final del turno de preguntas, un niño que estaba sentado en la primera fila levantó la mano.
-A mí lo que más me ha gustado del libro es María -dijo refiriéndose a la orientadora del centro, que es, junto con el pequeño Guille, la protagonista del libro. 
Quise saber por qué. El niño, llamado Ismael, se rio un poco y luego, mirando a una de las tres mujeres que estaban junto a la puerta. dijo:
-Porque es igual que la seño Lourdes. -Una de las tres mujeres que estaban junto a la puerta se encogió un poco y negó con la cabeza, incapaz de reprimir una sonrisa. Ismael no había terminado-. Vive en la biblioteca porque si no los libros a lo mejor se van. O se mueren.
Se hizo el silencio en la biblioteca. Nadie se rio. Nadie dijo nada. Fueron segundos llenos de respiraciones contenidas, de tensión y de infancia.
-Es que es bibliotecaria -volvió a hablar Ismael. Y al ver que yo lo miraba sin saber qué decir, debió de entender que necesitaba explicarse mejor, y añadió-: O sea, como Mary Poppins, pero sin alas. 
Hoy es un día especial. Celebramos el Día de las Bibliotecas y celebramos también que cientos, miles de Mary Poppins sin alas velan por los libros que las habitan para que no se mueran ni se vayan, e Ismael siga creyendo que la vida está en los libros y su reflejo fuera. Hoy es el día en que, un año más, la magia se renueva y todas las bibliotecarias y bibliotecarios del mundo se saludan con una mirada cómplice y un largo. hermoso y tierno:
“Supercalifragilísticoespialidoso”.

La Biblioteca es un espacio abierto y vivo que sirve de intercambio a la comunidad, donde los ciudadanos pueden acudir para satisfacer no solo necesidades de conocimiento y formación sino también de ocio, integración, diversidad cultural compartida y creativa. Precisamente por esto último la mañana del día 24 de octubre nos acompañaba la Asociación Pro Derechos de la mujer baenense APROMUBA.




Compartimos información y descubrimos todo lo que la biblioteca nos puede ofrecer en torno a sus colecciones de libros y su funcionamiento pero sobre todo y los más importante es que descubrieron que la biblioteca es un espacio vivo que facilita la comunicación y la interrelación social, favoreciendo la convivencia, el encuentro y el intercambio cultural y social, ofreciendo un amplio abanico de actividades en sus programaciones.

Y para que tengan su primera experiencia con el libro y la lectura compartida, el próximo mes de diciembre tendremos con esta asociación una actividad en la que compartiremos una lectura conjunta de la colección lectura fácil facilitada por la Biblioteca Pública Provincial de Córdoba.

Por la tarde de la mano de María Herrero profesora de filosofía en el Colegio Hijas del Patrocinio de Mª de nuestra localidad, tuvimos la oportunidad de disfrutar con la FILOSOFÍA.



Con un ejercicio de filosofía práctica, Mª Herrero saca la filosofía a la calle y en concreto a nuestra Biblioteca con el fin de que más allá de encontrar respuestas vamos a apreciar los problemas que tenemos a la hora de comunicarnos. Y para resolver este tipo de problemas vamos a poner en práctica las habilidades de pensamiento, escucha, argumentación e interpretación.

El taller se inicia con la lectura de un  texto con el personaje  de NASRUDIN, un mito que vaga entre la ingenuidad y la sabiduría y que aparece en la literatura representando infinidad de papeles desde un mendigo, a un juez, un maestro... Cada anécdota encierra humor y sabiduría además de tener una profundidad tan grande que invita a la reflexión. 

Partimos de una pregunta relacionada con el texto y de ahí intentamos construir un diálogo con las ideas de todos sin plasmar nuestras opiniones. 


Una gran experiencia donde pusimos a prueba nuestras habilidades de pensamiento, la escucha activa, la propuesta de hipótesis y el contraste de las mismas y en la que todos los participantes propusieron una segunda parte.




Enlace externo, se abre en ventanay el diseño del cartel  este año se ha contado con Alejandro Palomas, ganador del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2016 por Un hijo, y con el ilustrador Manuel Marsol, ganador del Premio Internacional de Ilustración Feria de Bolonia-Fundación SM.

lunes, 30 de octubre de 2017

ENTRE LAS CONVICCIONES RELIGIOSAS Y LA APLICACIÓN DE LA LEY, TESITURA QUE FORMULAMOS EN LA LECTURA COMPARTIDA DEL MES DE SEPTIEMBRE




"The children act" en la versión original es una novela escrita por el británico Ian McEwan, considerado como uno de los 50 mejores escritores británicos de la actualidad, forma junto con Martin Amis, Julian Barnes y Kazuo Ishigur, reciente Premio Nobel, la llamada Armada Invencible de la narrativa europea actual.

 Esta novela nos adentra en la relación que Fiora Maye, jueza del Tribunal Superior Británico, establece con la moral, a través de un doble plano: el personal a partir del declive que comienza en su matrimonio y el profesional cuando tiene que resolver casos enrevesados donde las creencias religiosas le añaden una especial complejidad, tales como:
  • Un matrimonio judío divorciado donde el padre quiere para sus hijas una educación tradicional según sus costumbres, que las proteja de la insatisfacción de la modernidad, frente a la madre que opta por un colegio convencional.
  • Dos gemelos con órganos compartidos que hace imposible su supervivencia y cuyos padres católicos se niegan a autorizar la muerte quirúrgica de uno de ellos para salvar al otro.
  • Y finalmente la de un joven de 17 años, sensible e inteligente, que se niega a recibir una transfusión sanguínea para el tratamiento de su leucemia por ser testigo de Jehová.
En este último caso es donde Ian McEwan se detiene más y nos pone en la tesitura entre decidir si los médicos deben salvarle la vida en contra de su voluntad y si una persona tiene derecho a morir por sus convicciones o si el Estado puede forzar a actuar racionalmente.

Con una prosa elegante, lenguaje conciso, concreto y sin fisuras nos irá exponiendo las argumentaciones jurídicas, plasmando argumentos sobre la vida, las creencias, la medicina y la moral con el don de explicarnos de manera fácil y bella lo difícil.

La lectura nos va a llevar a viajar a Londres, a Newcastle y al sistema jurídico británico donde el juez tiene un papel más dirigido a la investigación y no está tanto al lado del Estado y de la aplicación de la ley como en nuestro país.

Confesaba el autor en una entrevista que los juzgados de familia están llenos de muy buenas y a menudo inquietantes historias humanas que pueden ser usadas por los novelistas, que por lo general prefieren el asesinato y la violencia, y basándose en este argumento escribe esta interesante novela con el asesoramiento de Sir Alan War exmagistrado del Tribunal de Apelación y apoyado en dos casos de éste, uno del Tribunal Supremo (en 1990) y otro del Tribunal de Apelación (en 2000) acerca de la consideración prioritaria del interés del menor.

La novela que tiene como telón de fondo música clásica, de jazz y tradicional británica  ha dado mucho juego en nuestro debate con los dilemas morales de cada día: las relaciones de pareja y la separación matrimonial, el futuro de los hijos, el final del amor, la enfermedad, la libertad de conciencia y religiosa, el derecho a la vida, el sentido de la justicia, los límites de nuestros derechos y el papel de los poderes públicos como garantía de nuestra dignidad.

 Ian McEwan a sus 69 años se aleja definitivamente de la transgresión que marcó sus inicios y se adentra en los jugosos dilemas morales con la dificultad que conlleva ser juez y ser justo, porque detrás de estos profesionales  hay una persona humana.

martes, 17 de octubre de 2017

DESCUBRIMOS EL PATRIMONIO CULTURAL Y GASTRONÓMICO DE MONTORO CON EL CLUB DE LECTURA


Versos de El Cronicón:

Panorama de Montoro,
contemplado desde el puente
es como un barco de oro
que duerme como se siente.

Encaramada en las faldas de Sierra Morena, en el Parque Natural de Montoro-Cardeña, abrazada por el río Guadalquivir  se alza este pueblo del este cordobés que por la belleza de su meandro se le conoce también como el Toledo andaluz.

Hasta Montoro nos desplazamos el club de lectura y lectores de la Biblioteca Municipal el pasado día 12 de octubre con el objetivo de conocer uno de los pueblos de nuestra provincia que desde el año 1969 fue declarado Conjunto Histórico Artístico además de ser una ciudad con un encanto paisajístico inconfundible.


























Una de las características más llamativas es el puente, construido en el siglo XV, con cuantro arcos de medio punto que une el barrio de Retamar con el casco urbano gracias a las aportaciones que las damas del pueblo hicieron para su construcción donando sus joyas. De ahí que el puente sea denominado como el de las Doncellas o las Donadas.




Corona el pueblo la Parroquia de San Bartolomé inaugurada en 1483 e inconfundible con su gran torre de color rojizo teñida por la piedra molinaza. Tardó más de dos siglos y medio en construirse de ahí la mezca de estilos arquitectónicos, lo que comenzó siendo renacentista se acabó de estilo neoclásico.


Algunos versos han llegado hasta nosotros, de un poeta local evocando a esta torre.

Estoy ante tu piedra porque añoro 
multiplicar recuerdos por altura,
a tu sombra se rompe mi estatura,
monolítica torre de Montoro.

Aún en la Plaza de España jalonada al norte por esta iglesia nos paramos a reponer fuerzas por el intenso calor en una de sus terrazas y poder contemplar el bello conjunto monumental que conforma la misma, deteniéndonos en la bella portada renacentista del Ayuntamiento, antiguo Palacio Ducal de la casa de Alba. La planta baja es de la segunda mitad del siglo XVI sigue los cánones renacentistas mientras que la segunda es de estilo barroco. A su lado se abre el Arco, junto al que una inscripción testimonia que " Philipe Tercero, deste nombre Nuestro Señor, mandó hazer esta carcel en 1607"



Esta plaza es un buen punto de partida de buen número de callejuelas que nos van a permitir recorrer el bello casco histórico de Montoro salpicado de casas blasonadas.




Lejos de ser un monumento con interés histórico y siguiendo nuestro recorrido por las empinadas calles de Montoro nos encontramos con la Casa de las Conchas, un inmueble construido en los años 60 con la característica de tener la fachada decorada con millones de conchas ( cuentan los lugareños que la suma de este molusco bivalvo asciende a 44 millones ) todo un ejemplo de constancia y excentricidad.




Seguimos avanzando y tras deambular por el intricando laberinto de callejuelas nos dirigimos hacia la antigua Plaza del Charco hoy de Las Hermanas de la Caridad donde se encuentra El Casino, una sociedad recreativo-cultural cuyo patio fue con anterioridad claustro del antiguo convento de San Juan de la Cruz de los Carmelitas Descalzos fundado a finales del siglo XVII y que formó parte de la actual Iglesia del Carmen. Tras las desamortizaciones del siglo XIX el mencionado patio pasó a convertirse en un lugar de ocio y cultura donde nos esperaba Diego, restaurador que siguiendo nuestro interés por conocer esta ciudad no solo culturalmente sino también gastronómicamente, nos deleitó con lo más autóctono de esta tierra, vinagreras, alcachofas, pisto llamado por los lugareños morarería por ser un guiso tradicional árabe, y una exquisita carne  con salsa de almendra.



Desde el Mirador Imperio Romano, este panel nos recordaba la Semana Santa de Montoro, declarada de interés turístico, alcanza su mayor esplendor la tarde del Jueves Santo con la presencia del Imperio Romano, por tal motivo es una de las poblaciones incluida en la Ruta Bético Romana.





Nos despedimos de la ciudad de Montoro con la poesía que encierra cada uno de los rincones de este pueblo.
Paraíso perdido
auspiciado como nido de águilas,
como fruto desplomado del árbol del ensueño.





martes, 19 de septiembre de 2017

CLÁSICOS DE LA LITERATURA ADAPTADOS PARA NIÑOS



Surge un nuevo género literario en la literatura infantil y juvenil: la adaptación de obras clásicas de la literatura a niños y adolescentes. Estas adaptaciones son, a su vez, una forma de reescritura en la que se trata de acomodar un texto a un receptor específico, a un nuevo lenguaje o a un nuevo contexto, pero 
hagamos un poco de historia para adentrarnos de lleno en esta nueva modalidad de la literatura. 

Fueron los hermanos Mary Charles Lamb en el primer tercio del siglo XIX quienes elaboran una versión accesible para niños de unas obras de Shakespeare. Estas ediciones llegan a España donde ganan una especial aceptación. Se considera El Quijote de los niños  y para el pueblo del año 1856 ya como la primera adaptación semejante dentro de España, aunque la idea de adaptar los clásicos tiene un sello editorial concreto y es el de Ramón de San Nicolás Araluce que fundó su propia editorial ARALUCE y propuso como finalidad principal el acercamiento de los clásicos a los pequeños. A este editor le seguirían  otras editoriales durante los años 40 y 50.

En la actualidad son numerosas las adaptaciones infantiles de clásicos de la literatura española y universal,  el grado de adaptación va a depender del propio autor que tienen que tener en cuenta algunas  condiciones según nos explican  Mª Victoria Sotomayor Sáez y Jaime García Padrino:
  • No cambiar el sentido profundo del clásico y recrear de manera fiel el carácter y espíritu de la obra.
  • Permitir un progreso en la competencia literaria y difundir el conocimiento esencial
  • No pretender ser el original e indicar su autoria
  • Ser un autor adaptado con una devoción y honra a la obra clásica

Os presento dos colecciones que podéis disfrutar  en la biblioteca, una de ellas es la  adaptación realizada por Rosa Navarro Durán con ilustraciones de Francesc Rovira para la editorial Edebé, con el objetivo de ser fiel y clara en lo que concierne a pasajes esenciales de la novela, mostrando una absoluta fidelidad al clásico y transformando el lenguaje para hacerlo más accesible.




Otra es la adaptación de Nuria Ochoa realizada para una colección del periódico El País en el año 2007, el propósito de esta profesora y filóloga es "acercar al niño aquello que no está escrito para él, tratando de llegarle con un vocabulario y una sintaxis que le resulten cercanas; esta lectura de ahora abrirá su apetito lector de mañana". Esta adaptación es más resumida y comercial que la anterior y las ilustraciones de Alicia Ginebreda y Elena Picazo cobran una especial importancia.




"Demos de comer intelectualmente a los niños, démosles de comer de todo. Pero que lo que les demos sean todos manjares exquisitos y nutritivos"

Ramón F. Llorens García

martes, 5 de septiembre de 2017

LECTURA COMPARTIDA DEL MES DE AGOSTO: LA CONJURA DE LOS NECIOS

Ignatius Reilly es el protagonista de la novela que John Kennedy Toole creó en la década de los 60 cuando cumplía el servicio militar en Puerto Rico. Una obra que no vio la luz hasta veinte años después de ser escrita. Tras la muerte de su escritor en 1969, la labor incansable de su madre, convencida de que la obra de su hijo era una obra maestra, logró que el editor Walter Percy la publicara en 1980 en una editorial universitaria. Prendado éste de la obra, escribió el prólogo de su primera edición, llegando a alcanzar rápidamente un rotundo éxito. Al año siguiente de su aparición obtiene el Premio Pulitzer.

La novela comienza con la descripción de este personaje, un joven de unos 30 años que habita en los barrios bajos de Nueva Orleans con su madre, Irene Reilly adicta al moscatel, sin dar un palo al agua, convencido de que la Edad Media fue la mejor era de la historia de la humanidad. costatándolo con esta palabras "Al desmoronarse el sistema medieval, se impusieron los dioses del Caos, la demencia y el Mal gusto". Un ser egoísta, malhumorado e inadaptado a la realidad que le ha tocado vivir, culpando a la diosa Fortuna de todas sus desavenencias y cuya válvula de escape será aislarse en su dormitorio  donde escribe los cuadernos del Gran Jefe ( unos escritos a modo de diario que plasman su forma de ver el mundo), ir casi diariamente al cine a ver películas que detesta y beber Dr. Nut.


La trama arranca en un bar del Barrio Francés, donde Ingantius y su madre hacen una parada para tomar algo y descansar de la ajetreada tarde de compras. Debido a los incidentes que se producen en el local salen huyendo en el coche familiar, conducido por la madre un tanto ebria, y se estrellan contra el porche de una vivienda. Sin dinero y con la necesidad inminente de pagar los daños ocasionados, a Ignatius no le queda más remedio que buscar trabajo, aparcando la vida solitaria y tediosa que llevaba. La novela continua narrando las distintas peripecias de Ignatius  en los lugares que consigue trabajo, dando pie a las más disparatadas y esperpénticas situaciones.

Repasando la biografía del autor, este personaje central es un reflejo del mismo autor, quien al igual que el protagonista de su novela, sufrió una infancia de sometimiento a la autoridad materna, una juventud universitaria sin grandes logros, y una carrera frustrada de escritor mientras vivía a consta de sus padres, lo que le llevó a la depresión y al alcoholismo, convirtiéndose en un personaje excéntrico. Al igual que nuestro protagonista John Kennedy Toole también trabajó en una fábrica textil, como vendedor ambulante y también tuvo una crisis de identidad sexual.

El título de esta obra literaria lo justifica el propio autor  con un preámbulo que dice así: 


El genio Ignatius Reilly está rodeado por una amalgama de personajes muy bien hilvanados que conforman una amplia colección de caricaturas humanas con los que critica a: la economía, la sociedad y a la curiosa percepción moral de los EEUU. 
  • Burma Jones: empleado afroamericano en el Club Noche de la Alegría con un salario mínimo porque teme ser detenido por vagancia si vuelve al paro. Su rostro es una incógnita ya que está constantemente oculto tras unas gafas de sol. Es uno de los personajes más lúcidos, en sus diálogos apreciamos las condiciones de vida de los inmigrantes.
  • Darlene: chica que trabaja en la barra del mismo club, su sueño es ser bailarina pero mientras tanto actúa con su mascota, una cacatúa que en sus actuaciones le irá arrancando la ropa.
  • Lana Lee: es la propietaria del Club Noche de Alegría. que dirige con mano de hierro y a la que Ignatius llamará la "propietaria nazi".
  • Claude Robichaux:: abuelo al que detienen por ayudar a Ignatius con un constante miedo al fantasma comunista tan menospreciado por el gobierno en la sociedad de la época.
  • Mrs Reilly: es la madre de nuestro protagonista, del que se queja constantemente por su vagancia.
  • Patrullero Mancuso: es un agente inepto de la policía a quién su sargento lo sanciona por no llevar detenidos, amenazándole con echarle del Cuerpo.
  • Mrs Annie: atormentada vecina de Ignatius que se queja constantemente del ruido que éste ocasiona.
  • Santa Battaglia: es la tía del patrullero Mancuso quien se convierte en amiga y compañera en los bolos de la señora Reilly.
  • Gus Levy: dueño de la fábrica Levy Pant. Intenta por todos los medios evadirse de la empresa y pasa la mayor parte de su tiempo en eventos deportivos o apostando en las carreras.
  • Mrs Levy: esposa de Gus Levy, basa todos sus argumentos en un curso de psicología que nunca realizó. Pone a sus hijas en contra de su padre.
  • Miss Trixie: es la anciana que ayuda en la contabilidad de la fábrica textil Levy Pant, aunque es muy vieja la Sra Levy no deja que la jubilen porque ella necesita sentirse útil. Su único deseo es recibir un jamón por Pascua y todavía está esperando el pavo de Acción de Gracias.
  • Mr. Gonzalez: es el director de la fábrica textil, hombre leal y trabajador.
  • Mr. Palermo: alcóholico capataz de Levy Pant
  • Mr. Zalatimo: trabajador que reemplaza a Ignatius en Levy Pant
  • Myrna Minkoff: chica judía de Nueva York que Ignatius conoció en la universidad y a la que llama la "descarada". Cree que el sexo es la respuesta a muchos problemas de la vida. Ambos mantienen una fluida relación por carta.
  • Dr. Talc: profesor de Ignatius y Myrna, al que le envían cartas de forma amenazante.
  • George: adolescente de pelo engominado que trabaja para Lana Lee.
  • Dorian Greene: joven homosexual que regenta una tienda de ropa en el Barrio Francés y organiza extravagantes fiestas. Ignatius intenta reclutarlo a él y sus amigos con la finalidad de infiltrarlos en el ejército para reemplazar las guerras por orgías.
  • Timmy: amigo de Dorian , se viste de marinero en una fiesta  y es encadenado a la pared durante toda la velada.
  • Mr. Clyde: dueño de Paradise Vendors Incorporated que contrata a Ignatius para que venda perritos calientes empujando al carrito, pero como no obtiene muchos beneficios lo envía al barrio francés vestido de pirata.
  • Mr. Watson: propietario de Mattie Ramble Inn, una combinación de bar y supermercado que sirve a Ignatius para sabotear al club de alterne Noche de Alegría
  • Frida, liz y Betty: lesbianas camorristas que viven en el edificio de Dorian.

La obra en sí es una amplia sátira de la década de los 60 donde nos refleja los diferentes ambientes de Nueva Orleans : el barrio obrero, la fábrica de Levy Pant donde trabajan multitud de norteafricanos con salarios mínimo, además de mostrarnos  el  prejuicio racista que aún existía en todo EEUU, la burguesía representada por el señor y la señora Levy, con personalidades distintas en continuo conflicto, el ambiente undeground y homosexual, haciendo un análisis sociológico de los años 60.

En el prólogo de la primera edición, Walter Percy compara al protagonista con el Quijote. Podemos encontrar ciertos paralelismos entre los dos porque ambos crean mundos imaginarios, uno influenciado por los libros de caballerías como Amadís de Gaula...e Ignatius en Boecio con su obra La consolidación de la filosofía. Los mundos creados por ellos chocan con la realidad pero la diferencia la podemos observar en que mientras don Quijote transforma la realidad sobre la marcha, Ignatius la impone ofreciendo su propio punto de vista y encontrando siempre una escapatoria para luego seguir ideando planes.

En nuestra reunión del club de lectura, esta obra tan alabada por la crítica ha tenido opiniones encontradas, la obra en sí pero sobre todo con el personaje de Ignatius; unos lo calificaban como una de las mejores creaciones de la literatura otros lo han detestado sin llegar a comprender a este ser paranoico y alienado de la sociedad.


Escultura dedicada a Ignatius Reilly en Nueva Orleans